Chacarita volvió a ganar, esta vez frente a Tristán Suárez (Sacándole el invicto) y en condición de visitante.

Chaca está dulce ¿Y cómo no? Después de ganar agónicamente ante su clásico rival, Atlanta. Sí, es verdad, el "Funebrero" no se mereció para nada la victoria frente al equipo de Villa Crespo, pero hoy la historia fue otra.

En la mañana de Ezeiza el que comenzó dominando fue el local, aunque no complicó demasiado el arco de Agustín Rossi, de buen labor. Con el correr de los minutos la visita se fue asentando en el campo de juego, pudo acomodarse y así comenzó a inclinar la cancha. La más clara del equipo de San Martín fue una buena jugada colectiva, que incluyó al "Chapa" Zapata, Matías Rosso, con posterior centro y cabezazo de Bordacahar que se fue por arriba del travesaño. Del "Lechero" muy poco, tan solo un cabezazo de Talín que se fue muy desviado.

En el complemento Chacarita arrancó mejor. El "Tricolor" comenzó a apostar a la siempre agilidad de Rosso y, cuando Matías está afilado, dificulta mucho a la defensa rival. Así llegó la primer jugada clara del segundo tiempo. Tras una escapada del "Pibe" surgido en las inferiores, que se sacó a varios defensores de encima, encaró para el medio y definió con una pelota que se fue rozando el segundo palo, donde Melivilo no pudo llegar para puntear la redonda. Ya los de Biggeri eran más, Tristán Suárez no se encontraba en el campo. La apertura del marcador llegó luego de un mano a mano de errado por Cristian Bordacahar, en el rebote apareció el EX Platense, Melivilo, y desde afuera del área le rompió el arco a Losa, que nada pudo hacer. Chacarita no se quedó y, aunque siguió buscando, el local pudo igualar las cosas con Kevin Hoyos, que quedó cara a cara con Agustín Rossi, y desvió su remate. Al tener el resultado en contra, Tristán Suárez comenzó a mostrar sus falencias en defensa, y de ello se aprovechó el "Funebrero": En el tercer minuto de adición, los de Ezeiza contaron con un tiro libre para empatar el encuentro, quedando mano a mano en la última línea ya que hasta su arquero, Losa, fue en busca del gol agónico. El tiro libre cayó en los puños de Agustín Rossi, Guanca sacó la contra y le cedió el balón a Maxi Paredes que, tras una corrida desde la mitad de cancha, puso el 2 a 0 final con el arco a su merced.

Chacarita fue más. El resultado fue justo. El equipo de Caruso Lombardi nunca pudo contra un "Funebrero" que dominó, más que nada en el complemento, a su rival. Ahora, los de San Martín, se prenden en la lucha por el ascenso directo.