La experimentada jugada del funebrero habló sobre el regreso a los entrenamientos y también el futuro de la disciplina.